Leyendas canarias de árboles

Desde tiempos antiguos, los árboles han estado íntimamente unidos a las palabras y a los libros. Y no es por obra del azar: la palabra «libro» viene del latín liber (parte interna de la corteza de los árboles). Los romanos escribieron sus primeros textos en estas cortezas, antes de que los griegos inventaran el papiro o, más tarde, el pergamino. Ahora, un milenio después, en una sociedad de pantallas y cascadas digitales, los árboles siguen arropando a las familias que leen bajo sus copas, y fabricamos con sus entrañas las páginas que hoy presentamos.

Siempre me han llamado la atención las historias que, sin necesidad de ser escritas, han sobrevivido al paso de los tiempos, generación tras generación, en el eterno eco de la oralidad. La naturaleza y curiosidad intrínseca del ser humano generan una conexión mágica con esta narrativa. Este libro que ahora ofrece Diego Pun Ediciones logra, con el trazo maestro de estos tres gigantes de la literatura canaria, seguir la estela de nuestra historia, de nuestra identidad canaria, forjada a través de los tiempos con episodios ilustres y sencillos, pero todos cargados, sin duda, de una potente belleza literaria.

Cada palabra escrita en este libro muestra, en tres estilos diferentes, la conexión del pasado, la naturaleza y las personas; una conexión de acontecimientos que marcaron nuestra cultura y que, como cualquier árbol de nuestra geografía, sobrevive a las condiciones que hacen única nuestra tierra.

Los autores de A la sombra de las palabras nos muestran, bien bajo la mirada de árboles centenarios, bien desde las almas de los personajes, que la naturaleza ha sido cómplice y testigo del vivir de los canarios: hazañas, desdichas y aventuras se entremezclan desde tiempos aborígenes hasta un pasado reciente. El resultado no puede ser mejor. Aparece ante nuestros ojos un conjunto de líneas maestras que dibujan, a modo de enseñanzas, las experiencias que ocurrieron al fresco de esas grandes sombras.

Cuando nos sumergimos en cada relato, siempre intenso y decidido, es inevitable sentirnos en la piel de los personajes, romper cada una de sus cortezas para apreciar lo valioso de las historias, muchas de ellas surgidas en épocas remotas. Sin posibilidad de respiro, damos el salto de isla a isla, de árbol a árbol, de persona a persona, y así vivimos conexiones entre épocas y situaciones.

El patrimonio natural e histórico canario merece, desde este estilo mágico para todas las edades, que se narre con orgullo la esencia de esta tierra. Los ecos del pasado son nuestras raíces, y han dado lugar a un tronco fuerte, alto, robusto, gracias a sus ocho islas. Me gusta pensar que las personas que viven en ellas somos ahora sus ramas, siempre creciendo, siempre conectando… y cada palabra es un fruto, un fruto suculento y colorido que a veces se transforma en libro.

Deseo que los lectores experimenten esa montaña rusa de emociones que yo he sentido al leer cada relato. Será fácil que lo consigan.

Ricardo Cubas
Profesor del CEIP El Fraile
Coordinador del proyecto Profeta en tu tierra

¿Te ha gustado este contenido?. Compártelo:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *